Tarta Tres Chocolates sin Gluten

  • Tarta Tres Chocolates

  • Pastel de Chocolate

  • Tarta de Chocolate

  • Tarta Tres Chocolates
    Thermomix

  • Tarta Tres Chocolates
    Tradicional


  • "Tarta Tres Chocolates sin Gluten"

    Receta de Tarta Tres Chocolates sin Gluten





    Aquí os mostramos la receta completa para hacer una tarta tres chocolates sin gluten, ideal sobre todo para las personas que no puede tomar alimentos con gluten. Sigue el paso a paso que te hemos preparado para que te salga perfecta.

    Ingredientes:

    - 225 gramos de galletas sin gluten
    - 100 gramos de mantequilla sin gluten
    - 175 gramos de chocolate negro para postres sin gluten
    - 175 gramos de chocolate con leche sin gluten
    - 175 gramos de chocolate blanco para postres sin gluten
    - 500 ml de nata para montar sin gluten
    - 1000 ml de leche sin gluten
    - 15 láminas de gelatina neutra


    Preparación:

    Esta receta de tarta tres chocolates sin gluten es perfecta para que las personas celiacas puedan disfrutar de todo su sabor sin preocuparse por si les sentará mal, ya que vamos a emplear ingredientes sin gluten para su preparación. Hay que asegurarse que los ingredientes que compremos son realmente sin gluten, lo cual hoy en día es más o menos sencillo, ya que suelen encontrarse en la mayor parte de supermercados. Vamos ya con la preparación, que como veras es similar a la tarta tres chocolates tradicional.

    Necesitamos un molde desmoldable de unos 24-25 centímetros para hacer esta tarta, aunque si tienes un molde de diferente tamaño, ten en cuenta que tal vez tengas que modificar los ingredientes, pero manteniendo siempre la proporción para que la receta te salga bien. Si no tienes un molde desmoldable puedes usar otro normal, pero en ese caso es mejor que lo forres con papel transparente para que no se pegue demasiado la tarta y puedas desmoldarla una vez que esté lista para servir. Con el molde ya elegido, vamos a ponernos manos a la obra con la receta.

    Vamos a poner a hidratar las láminas de gelatina neutra, para lo que únicamente hay que meterlas en agua fría, y verás cómo en unos minutos han engordado y se han vuelto blandas. Mientras tanto vamos a picar las galletas, hasta dejarlas totalmente machacadas, y las mezclamos con mantequilla un poco derretida, usando mejor una batidora con unas varillas, hasta formar una mezcla cremosa y sin trozos grandes. Esta crema la echamos en el molde, la repartimos bien para que cubra la base por completo, apretando para prensarla, y al acabar la llevamos al frigorífico para que se endurezca. Y vamos a mezclar bien en un recipiente la nata y la leche, hasta que queden bien mezcladas.

    Nos ponemos ya a hacer las tres capas de chocolate con las que cubrir la base de la tarta. La preparación de las capas es similar, únicamente cambian algunos ingredientes, pero su elaboración es la misma. La primera la haremos mezclando en un cazo 500 ml de la mezcla de nata y leche, 5 láminas de gelatina ya hidratada y el chocolate negro troceado, y calentamos a fuego medio sin dejar de remover para que vaya espesando bien. Cuando comience a hervir, se aparta el cazo del fuego, removemos un poco más y vertemos sobre la base de la tarta, que con el frío del frigorífico debe haberse endurecido bastante.



    Para las otras dos capas seguimos el mismo procedimiento, pero antes de agregar una capa sobre otra ya hecha, debemos esperar a que la anterior esté un poco cuajada y le hacemos unas ralladuras con un tenedor, así conseguimos que no resbale una sobre la otra. En cuanto a los ingredientes, la segunda capa la hacemos con medio litro de la mezcla de nata y leche, 5 láminas de gelatina hidratada, el chocolate con leche y 50 gramos de azúcar. Y la tercera y capa final se hace con los mismos ingredientes, cambiando el chocolate con leche por chocolate negro, y usando 75 gramos de azúcar en lugar de los 50 gramos que se usan para la segunda. Una vez acabada la tarta, la dejamos enfriar sobre 24 horas en la nevera, bien fría, y pasado ese tiempo ya podemos servirla, con cuidado al desmoldarla. Ya debe estar bien cuajada y podrás disfrutar de todo su sabor.